Cita de la semana #21

#citadelasemana

#citadelasemana

Anuncios

From pixabay.com

Vacaciones y propinas

Agradecer un buen servicio con una propina es una práctica bastante habitual en varias culturas. Voluntariamente dejamos propinas a las personas que, en el bar, restaurante, hotel o taxi, nos saludan con una sonrisa y nos atienden no solo con cortesía sino también con una buena dosis de informalidad y distensión.

El detalle con la propina, sobre todo cuando estamos de vacaciones (o por trabajo) en otro país, es que a veces no sabemos cuánto es poco o mucho porque dependiendo del lugar esta práctica varía no solo en el porcentaje a dejar, sino porque además hay sitios donde la propina no es una opción sino una obligación debido a que forma parte del salario (ej. Estados Unidos, Canadá), mientras que en otros lugares es una práctica ofensiva y vulgar porque se considera que la rapidez, gentileza y rigor son pilares importantes de la cultura, o sea, que ofrecerlos no debería significar pagar un plus (ej. Japón)

Así que, para ser corteses o evitar hacer un papelón (especialmente en los países donde la propina es obligatoria o, por el contrario, es una ofensa), resulta conveniente informarse un poco al respecto cuando se planean estancias en el exterior, así como también no es mala idea informarse sobre las pegatinas ambientales necesarias para circular con el coche, por ejemplo, en determinadas zonas europeas, si es que has decidido hacer tu viaje en coche, roulotte o caravana a esta región y no quieres cogerte una multa, pero bueno, eso sería tema de otra entrada, así que por ahora les dejo tips sobre las propinas:

Alemania

Colonia, Alemania. From pixabay.com

Colonia, Alemania/From pixabay.com

En el restaurante el «Trinkgeld» o propina equivale al 10% de la suma a pagar y en el caso de sumas cuantiosas, el 5% es suficiente. En el hotel, por el servicio en habitación se dejan 2 euros por noche que se proporcionan al personal en un sobre el día que se deja en la habitación del hotel junto con una nota de agradecimiento. En el taxi la propina equivale al 10% de la suma a pagar.

Austria

From pixabay.com

Salzburgo, Austria/From pixabay.com

En el restaurante la propina equivale al 10% de la suma a pagar y se deja sobre la mesa en efectivo. En los cafés todos los servicios recibidos (incluso los no solicitados) son agradecidos generosamente con el 10-20% de la suma total. En el hotel, por el servicio en habitación se dejan 1-2 euros por noche y al mozo de hotel se le dejan 2 euros por maleta. En el taxi la propina equivale al 10% de la suma a pagar.

Estados Unidos

From pixabay.com

Nueva York, EE.UU./From pixabay.com

En el restaurante el «tip» es obligatorio y equivale (por lo general) al 15-25% de la suma a pagar y se deja en efectivo sobre la mesa o a la camarera/o. En el hotel, por el servicio en habitación se deja un mínimo de 3 dólares por noche (se proporcionan al personal en un sobre el día que se deja en la habitación). La cantidad de la propina varía en función de si el hotel es de mayor o menor categoría. En el taxi la propina equivale al 10-15% de la suma a pagar, más unos dólares adicionales por el equipaje pesado.

España

From pixabay.com

Sevilla, España/ From pixabay.com

En el restaurante la propina equivale al 5-10% de la suma a pagar y se deja en efectivo sobre la mesa o a la camarera/, especialmente cuando el cubierto o servicio no está incluido en la cuenta. Dejar calderilla es considerado ofensivo. En el bar basta dejar alguna moneda en el platito de las propinas o sobre la barra. En el hotel, por el servicio en habitación se dejan 1-2 euros por noche y al mozo de hotel se le dejan 2 euros por maleta. En el taxi se redondea generosamente y, por la carga y descarga de las maletas pesadas, se añade 1 euro.

Francia

From pixabay.com

Paris, Francia/ From pixabay.com

En el restaurante el «pourboire» es el 10-15% de la cuenta. A veces está incluido y viene indicado en la cuenta. La propina se deja en efectivo sobre la mesa y no se usa el redondear al total. En el hotel, por el servicio en habitación se dejan 1-2 euros por noche (se proporcionan al personal en un sobre el día que se deja la habitación junto con una nota de agradecimiento) y al mozo de hotel se le dejan 2 euros por maleta. En el taxi la propina equivale al 10% de la suma a pagar.

Italia

From pixabay.com

Florencia, Italia/ From pixabay.com

En el restaurante la «mancia» equivale al 10% de la suma a pagar y se deja sobre la mesa en efectivo. Si el cubierto o servicio está incluido en la cuenta se puede dejar solo el 5%. En el bar basta dejar alguna moneda en el platito de las propinas. En el hotel, por el servicio en habitación se dejan 1-2 euros por noche (se proporcionan al personal en un sobre el día que se deja la habitación junto con una nota de agradecimiento) y al mozo de hotel se le dejan 2 euros por maleta. En el taxi la propina es inusual, pero va bien redondear. Además, por la carga y descarga de las maletas pesadas se añaden 1-2 euros.

Suiza

From pixabay.com

Lucerna, Suiza/ From pixabay.com

En el restaurante la propina está incluida, pero dejar el equivalente al 10% de la cuenta es señal de aprecio. Cuando la suma es cuantiosa, se puede dejar al menos el 5%. En el hotel, por el servicio en habitación se dejan 5 francos la noche y al mozo de hotel se le dejan 1-5 francos por maleta. En el taxi la propina equivale al 10% de la suma a pagar.

También en América Latina existe la cultura de agradecer voluntariamente el buen servicio recibido con una propina que ronda el 5-10% dependiendo de si se trata de un café, bar, restaurante, hotel, peluquería, barbería, taxi, etc. Y dejar menudo, sencillo (calderilla) es considerado ofensivo.

Así que si estamos de visita por estos lugares (por trabajo, vacaciones, casualidad o causalidad) y nos hemos sentido bien atendidos, nada mejor que dejarles nuestro Trinkgeld, tip, pourboire, mancia o propina, y por qué no, esa nota de agradecimiento😊.

Y en tu pueblo, localidad ¿se usa esta práctica? Si te apetece comenta en qué consiste y así vamos descubriendo las costumbres, usanzas de tantas latitudes y/o altitudes. De antemano, gracias por compartir tu conocimiento😉


hyperloop-one.com

Teletransportarnos ¿cada vez más cerca?

Esta semana finalizó con éxito la primera prueba del Hyperloop en el desierto de Nevada en los EE.UU., una nueva forma de transporte que se estima que de ponerse en marcha significaría la posibilidad de recorrer en 50 minutos una distancia aproximada de 600 kilómetros al coste de un billete de bus ¿te lo puedes imaginar?, un trayecto de medio día en coche reducido a 50 minutos y sin tener que molestarnos en ir al aeropuerto a coger un avión, además, a un precio asequible ¿interesante no?

hyperloop-one.com

From hyperloop-one.com

Pues se trata de un sistema de transporte tubular al vacío que funciona con levitación y conducción magnética y propulsión electromagnética que se espera que algún día pueda llegar a una velocidad de más o menos 1000 kilómetros por hora y que, si bien inicialmente se oriente a transportar mercancías, pueda también llegar a trasladar personas.

From hyperloop-one.com

From hyperloop-one.com

Al parecer todavía se necesitarán años y fuertes inversiones para que esta idea de Elon Musk, desarrollada no por él sino por otros grupos alrededor del mundo, se haga realidad. Aun así, resulta interesante saber que, después de 100 años, una nueva forma de transporte parece estar cerca.

Se dice que cuando se emprende un viaje es bueno tener un destino pero que al final lo que cuenta es el viaje en sí, de manera que independiente de que el trayecto sea largo o corto lo importante es disfrutar del camino, del tubo al vacío. ¿Será que estamos más cerca de teletransportarnos?

Como quiera que sea a continuación, les dejo un video de lo que fue esta primera prueba exitosa de todos los sitemas de ingeniería funcionando simultáneamente 😉


La vida esa barca llena de posibilidades…

Veleros - GIFMANIA

From gifanimados.com


Un día como hoy #4

Día para escribirte a ti, ave migrante,
que migras largas distancias,
que migras buscando alimento para ti y los tuyos,
que migras buscando un lugar para permanecer y reproducirte,
que migras buscando mejores tiempos,
que migras buscando vivir.
Hoy, Día Mundial de las Aves Migratorias.


Gestionar nuestros miedos nos hace más fuertes

Hace un par de meses atrás tomé un vuelo de 90 minutos. El simple hecho de pensar que tengo que volar me causa stress: la noche anterior casi no duermo, mi estómago parece tener vida propia y mis músculos parecen no tener ninguna intención de relajarse.

Ya sentada en el avión y antes del despegue pienso en todas aquellas cosas maravillosas que he vivido, en las personas que amo y en las cosas que aún no he hecho y que me gustaría hacer de tener la oportunidad de llegar a mi destino sana y salva; pensamientos que bastan para hacer que mi ansia se incremente, mi respiración casi se detenga y mis músculos casi se paralicen. Es decir, el miedo se apodera de mí.

El avión despega y con él todas mis plegarias a todos los santos que conozco, leo, medito, respiro hondo, inhalo y exhalo lentamente y, finalmente, me relajo. Una turbulencia me saca de mi estado de distensión y, nuevamente, el miedo me embarga.

Mi pulso se acelera, mi corazón late más fuerte, las manos me sudan, los malos pensamientos vuelven a mi mente, veo a mi alrededor y algunos conversan, otros ríen, otros leen, mientras que otros parecen dormir. En fin, me da la impresión que soy la única con tanto stress y entonces… me niego a que ese miedo se instale en mi cuerpo y me paralice, así que contemplo el cielo y el horizonte desde la ventanilla y me siento abrumada por la belleza de lo que veo.

Vuelo en un avión, tan solo uno de los numerosos y apreciados inventos de los últimos dos siglos que han enriquecido a la humanidad.  Me sorprende cómo la creatividad y la invención de los seres humanos han mejorado nuestra calidad de vida.

Los pensamientos positivos retornan a mi mente, mi respiración y pulso se regularizan. Inhalando y exhalando echo fuera los malos pensamientos, soy consciente de que no puedo controlar muchas cosas, pero sí mis miedos y mi mente. Me siento mejor, me siento fuerte, me siento libre y decido relajarme y disfrutar el viaje, el momento, el presente.

El aterrizaje es silencioso, preciso. Doy gracias a los santos por su compañía, doy gracias a los pilotos por su pericia, doy gracias a las azafatas por su sosiego, doy gracias por la capacidad creativa e inventiva humana que hacen posible el progreso técnico y mejoran nuestra calidad de vida, doy gracias por la belleza de todo lo que me rodea y existe.

En fin, doy gracias por otra oportunidad de hacer las cosas que todavía no he hecho y que me gustaría hacer. Y tú ¿temes volar?


¿Cuál es la temperatura más fría que has experimentado?

Sentir frío en invierno es una cuestión habitual que solemos experimentar entre los meses de diciembre y marzo si vivimos en el hemisferio norte, pero que también podemos probar entre los meses de junio y septiembre si vivimos en el hemisferio sur. Cada uno de nosotros experimenta una sensación de frío diferente, pues depende mucho de cuánto estemos acostumbrados a las bajas temperaturas. Además, habría que considerar que la sensación de frío se incrementa con el viento y la humedad, por ello es que, aunque se suela considerar que hace frío cuando las temperaturas son iguales o inferiores a 10 ˚C, a veces con tan solo 15 ˚C podemos sentir la sensación de estar por debajo de los 10 ˚C, como consecuencia del incremento de la humedad o el viento.

De acuerdo con algunos estudios, fue en la Antártida en agosto de 2010 cuando se registró por satélite la temperatura más baja en la Tierra alcanzando los -93 °C ¿puedes imaginártelo?… Se trata de una temperatura en la que es imposible sobrevivir, dado que el aire es tan frío que solo bastaría respirarlo para que se congelase instantáneamente nuestra tráquea y pulmones… ¡qué fuerte!

Hay ciudades conocidas por sus extraordinarias bajas temperaturas, entre ellas, las ubicadas en Siberia (Ojmjakon, Tomtor y Verchojansk) donde se suelen registrar temperaturas cercanas a los menos 70 °C durante el invierno. Personalmente, no he experimentado una caída semejante de la temperatura, pero sí que he probado los -18 °C en el mirador del Matterhorn glacier paradise situado a 3.883msnm. Pero confieso que también sentí mucho frío cuando en los años 90’ llegué al tercer tramo del Teleférico de Mérida a unos 4.045msnm y eso que la temperatura no era inferior a los 10°C. Curioso ¿no?

En fin, el frío puede incomodarnos un poco, y tal vez más, si viene acompañado de lluvia, viento y nieve cuando no estamos preparados, pero lo que más me gusta del frío y, especialmente del invierno, es su invitación al recogimiento, la introspección, a compartir una buena taza de chocolate caliente o té con amigos y, seguidamente, al que carguemos nuestras pilas para recibir con buen ánimo el esplendor de la primavera. Y tú ¿cuál es la temperatura más fría que has experimentado?