Cita de la semana #41

#citadelasemana

#citadelasemana

“Si somos felices por aquello que tenemos no tendremos tiempo de lamentarnos por aquello que nos falta.”
-Ernst Ferstl (1955-). Profesor y escritor austriaco.


From www.pixabay.com

Necesidad de buenas noticias

Hace algunos días leí un artículo de Elena Lidonnici* sobre un interesante fenómeno que está ocurriendo en el mundo y que tiene que ver con la difusión de “buenas noticias” para contrarrestar los efectos nocivos que emocionalmente provocan sobre el ser humano las noticias negativas (miedo, opresión, desconfianza en sí mismo y en los demás, entre otros).

Y es que, al parecer, el mundo caracterizado por las noticias dramáticas donde los hechos positivos y las ideas creativas permanecen generalmente en la sombra, está cansando a la gente. Así que consumidores, lectores, internautas, en fin, la gente que quiere y tiene la necesidad de leer, escuchar y conocer las noticias positivas, están creando comunidades, sobre todo on-line, para darle espacio exclusivo a las historias de mujeres, hombres, voluntarios, cooperativas, fundaciones y empresas que hacen el bien en sus respectivos ámbitos.

El fenómeno es tal, que quien sabe si lleve a los grandes inversores de publicidad a apostar por patrocinar las buenas noticias. Ya veremos, por lo pronto, sé que a un año de la creación de GonMaye, noticias como éstas me llenan de optimismo, y no porque desconozca la existencia de sufrimientos, de la negatividad y el mal, o éstos me sean indiferentes, sino porque confío en que es posible que la buena voluntad, las cosas hechas de buena fe y el bien sean las que fundamentalmente primen.

* Lidonnici, E. (2018, Enero 3). «Voglia di buone notizie», Cooperazione, núm. 1, p. 70.


Cita de la semana #38

#citadelasemana

#citadelasemana

“El optimismo es la fe que conduce al éxito. Nada puede hacerse sin esperanza y confianza.”
-Helen Keller (1880-1968). Escritora y oradora estadounidense.

 


Cita de la semana #22

#citadelasemana

#citadelasemana

 


El poder de la risa

¿Recuerdas la última vez que te has reído con ganas, incluso, a carcajadas?, ¿sabes?, esa risa que hace que te duelen las mejillas, la barriga; que hace que los ojos se te llenen de lágrimas y los labios se te peguen de las encías y los dientes porque la saliva se te ha acabado. Esa risa que cuando termina, te sientes una persona renovada, con mucha más energía, optimista. ¿Recuerdas si lo hiciste estando a solas, en pareja o en grupo?

Terapia de la risa, gelotología o comicoterapia, son algunos de los nombres con los que se conocen las terapias alternativas basadas en el poder de la risa que han inspirado movimientos mundiales, clubes, fundaciones, grupos, que unen a muchas personas al son de una sana sonrisa, risa, carcajada. Hasta un día mundial para su celebración ya tiene, el World Laughter Day, que sí, fue el domingo pasado, el primer domingo del mes de mayo.

Y es que se ha comprobado que reír reduce el stress, que reír no solo hace bien al humor sino también a la salud. Es más, reír hace bien no solo a los adultos, sino también a los niños. De allí la razón de ser de los voluntarios clown de los hospitales.

Pero tú, ¿cuándo ha sido la última vez que has reído con gusto, y con quién? ¿Sabías que cuando compartimos la risa sana con otros, es contagioso, que la alegría se hace presente? Así que, cuando estés de buen humor, recuerda que la risa es una de las emociones positivas universales.

Personalmente, hasta ahora no he asistido a un club de la risa o clases de yoga para la risa. ¿Quizás porque me río tanto de mí misma estando sola?, ¿Quizás porque tengo a mi lado personas maravillosas -por fortuna- junto a quienes reírme hasta que me duelan las mejillas y se me salgan las lágrimas? Como quiera que sea, no descarto probar ir a una estas sesiones a ver qué tal y, sobre todo, averiguar más sobre el voluntariado clown en mi localidad.

Mientras tanto, cada vez que puedo río, canto y bailo, con todo, según me siento. Para mí es energético, purificador, renovador.


¿Y si somos optimistas?

Comienza el año 2017 y con él mi intención de aumentar mis pensamientos positivos sobre mí misma y los demás. Es un intento por ser optimista, de observar y narrar lo que nos rodea y quienes nos circundan sin etiquetar, criticar ni enjuiciar. Es un intento de aceptar lo que no puedo cambiar ni en el mundo ni en los demás, sin renunciar a aportar mi granito de arena sin expectativas. Tengo en mi mochila dos máster, un doctorado y una cantidad de anécdotas y recuerdos personales, unos gratos otros no tanto. Reconozco que no lo sé todo, ¡pero estoy abierta mental y espiritualmente a continuar aprendiendo…mi mochila aún tiene espacio!

Espero que quien pueda y quiera leer mis líneas, dónde quiera que esté, le abracen sentimientos positivos.