From www.pixabay.com

Necesidad de buenas noticias

Hace algunos días leí un artículo de Elena Lidonnici* sobre un interesante fenómeno que está ocurriendo en el mundo y que tiene que ver con la difusión de “buenas noticias” para contrarrestar los efectos nocivos que emocionalmente provocan sobre el ser humano las noticias negativas (miedo, opresión, desconfianza en sí mismo y en los demás, entre otros).

Y es que, al parecer, el mundo caracterizado por las noticias dramáticas donde los hechos positivos y las ideas creativas permanecen generalmente en la sombra, está cansando a la gente. Así que consumidores, lectores, internautas, en fin, la gente que quiere y tiene la necesidad de leer, escuchar y conocer las noticias positivas, están creando comunidades, sobre todo on-line, para darle espacio exclusivo a las historias de mujeres, hombres, voluntarios, cooperativas, fundaciones y empresas que hacen el bien en sus respectivos ámbitos.

El fenómeno es tal, que quien sabe si lleve a los grandes inversores de publicidad a apostar por patrocinar las buenas noticias. Ya veremos, por lo pronto, sé que a un año de la creación de GonMaye, noticias como éstas me llenan de optimismo, y no porque desconozca la existencia de sufrimientos, de la negatividad y el mal, o éstos me sean indiferentes, sino porque confío en que es posible que la buena voluntad, las cosas hechas de buena fe y el bien sean las que fundamentalmente primen.

* Lidonnici, E. (2018, Enero 3). «Voglia di buone notizie», Cooperazione, núm. 1, p. 70.

Anuncios

Deja un comentario