Llorar con el alma

¿Te ha ocurrido llorar como si fuese la última vez que te lo pudieses permitir? ¿Esa sensación en la que no puedes controlar lo que sale de tus ojos, ni de tu nariz y ni siquiera los gemidos tenues y pausados de tu garganta porque hasta el aire te falta?.

Personalmente he experimentado esa sensación más de una vez y cuando he llegado a esa situación ha bastado un simple disparador. No ha habido un por qué preciso para ese llanto del alma, sino un cúmulo de porqués.

Y es que he llorado por mis pérdidas: porque algo ha cambiado, porque alguna situación ha llegado a su fin, porque ya no tengo aquello que tenía o creía tener, porque he tenido que dejar algo que apenas empezaba.

Lloro por los seres queridos que han partido. Lloro por mis pérdidas que quiero dejar atrás y continuar.

Bien dicen que llorar no es de débiles pues nacimos llorando para tomar aire, sacar lo que nos duele y seguir adelante.

Así que lloro, lloro con el alma y pienso en construir, en ir adelante.

Anuncios

2 comentarios en “Llorar con el alma

Deja un comentario