Un día como hoy #5

Día para escribirte a ti, compañera de aventuras, trabajo y emergencias.
Tú que has estado allí cuando las heridas sangraban inesperadamente,
que has estado allí cuando los ruedos de las faldas del cole caían improvisadamente,
que has estado allí para envolver regalos y reparar juguetes,
que ibas atada mil veces a mi lápiz y a lo que fuese.

Tú que me acompañas en cada viaje, silenciosa, colorida, eficiente.
Tú que sé que acompañas a tanta gente.
Doy gracias a quien te inventó,
un día como hoy,
mi querida cinta scotch.


Cita de la semana #6

Budha

#citadelasemana


Verano en primavera

Sí, estamos a pocos días para que finalice mayo, disfrutando de los días de primavera que siempre te sorprenden con sus días soleados y otros lluviosos, días despejados y otros encapotados, días luminosos otros más oscuros, días más calentitos y otros más fríos.

Un denominador común de esta estación es que amanece más tempranito, la conversación de los pájaros es difícil no escucharla y el perfume de las flores es imposible no percibirlo. Tanto así que te animan a levantarte de buen humor y antes de lo que pensabas.

Abres las ventanas y escuchas aquella conversación muchísimo mejor. Te ríes, el sol brilla. Están llegando los días soleados de verano, y eso que faltan algunos meses para ello, pero por fortuna hoy es uno de esos días. Desayunas todo frío, ligero, ya bastante energía hay afuera…

Decides hacer tus tareas del día, sin coche, ni bicicleta ni patineta, sólo caminando, respirando y admirando lo despejado del cielo. Sonríes, le sonríes a los demás y es sorprendente lo que ocurre.

Con algunas personas, tu sonrisa encuentra otra y parece que en ese instante se multiplica tantas veces que te hace sentir bien, feliz, en paz, infinita…otras veces, esa sonrisa no encuentra otra, sino indiferencia, ausencia, desinterés. Es cuando no ocurre el efecto multiplicador de la sonrisa y la alegría, cuando no ocurre el efecto de la energía positiva. Sucede a menudo, pero por fortuna mientras sigues caminando te consigues otra sonrisa, y otra, y otra…


Cenas a tres y más…

Éramos tres en una Renault de 5 puertas en los años 80’. Después de una larga jornada de trabajo mi madre venía a recogernos al cole.

Camino a casa, si era viernes -creo recordar- y si el coche no nos había dejado varadas en algún lugar del camino -cuestión que solía ocurrir con cierta frecuencia- cenábamos fuera. Era genial, un regalo después de una semana de empeño, de ella trabajando y nosotras estudiando.

Nos deteníamos en la esquina de las empanadas fritas, todavía recuerdo el olor, qué delicia. Me encantaban las empanadas de queso que venían con un huequito en un extremo para diferenciarlas de las empanadas con otros rellenos. Las de carne molida (carne picada) también eran suculentas.

Otras veces nos íbamos al puesto de las hamburguesas de toda la vida, un lugar familiar donde había dos opciones: hamburguesas con queso o sin queso. Recuerdo que eran ricas y lo mejor, las patatas fritas que te ponían cortadas en forma de rizos con gajos de limón para que se los exprimieses encima. Un toque diferente. Además, hacían unas merengadas de ensueño (a base de helado), mi preferida la de mantecado (vainilla).

También nos gustaba ir a nuestro restaurante chino. No era nuestro, solo que estaba cerca de casa y nos consentían tanto que nos encantaba ir. A mí, que siempre he sido más pequeña de lo que suele ser la gente, me ponían una silla súper chula y cómoda a la altura de la mesa, genial para compartir con la familia. Y lo mejor, con mi bebida venía una sombrilla de bambú colorida, ¡qué alegría!

Éramos tres, después fuimos cuatro y luego cinco…siempre compartiendo la misma mesa, el pan. Por fortuna, aún, ahora.


El poder de la risa

¿Recuerdas la última vez que te has reído con ganas, incluso, a carcajadas?, ¿sabes?, esa risa que hace que te duelen las mejillas, la barriga; que hace que los ojos se te llenen de lágrimas y los labios se te peguen de las encías y los dientes porque la saliva se te ha acabado. Esa risa que cuando termina, te sientes una persona renovada, con mucha más energía, optimista. ¿Recuerdas si lo hiciste estando a solas, en pareja o en grupo?

Terapia de la risa, gelotología o comicoterapia, son algunos de los nombres con los que se conocen las terapias alternativas basadas en el poder de la risa que han inspirado movimientos mundiales, clubes, fundaciones, grupos, que unen a muchas personas al son de una sana sonrisa, risa, carcajada. Hasta un día mundial para su celebración ya tiene, el World Laughter Day, que sí, fue el domingo pasado, el primer domingo del mes de mayo.

Y es que se ha comprobado que reír reduce el stress, que reír no solo hace bien al humor sino también a la salud. Es más, reír hace bien no solo a los adultos, sino también a los niños. De allí la razón de ser de los voluntarios clown de los hospitales.

Pero tú, ¿cuándo ha sido la última vez que has reído con gusto, y con quién? ¿Sabías que cuando compartimos la risa sana con otros, es contagioso, que la alegría se hace presente? Así que, cuando estés de buen humor, recuerda que la risa es una de las emociones positivas universales.

Personalmente, hasta ahora no he asistido a un club de la risa o clases de yoga para la risa. ¿Quizás porque me río tanto de mí misma estando sola?, ¿Quizás porque tengo a mi lado personas maravillosas -por fortuna- junto a quienes reírme hasta que me duelan las mejillas y se me salgan las lágrimas? Como quiera que sea, no descarto probar ir a una estas sesiones a ver qué tal y, sobre todo, averiguar más sobre el voluntariado clown en mi localidad.

Mientras tanto, cada vez que puedo río, canto y bailo, con todo, según me siento. Para mí es energético, purificador, renovador.


Un día como hoy #4

Día para escribirte a ti, ave migrante,
que migras largas distancias,
que migras buscando alimento para ti y los tuyos,
que migras buscando un lugar para permanecer y reproducirte,
que migras buscando mejores tiempos,
que migras buscando vivir.
Hoy, Día Mundial de las Aves Migratorias.


Un día como hoy #3

Día para escribirte a ti.
Mujer sabia, paciente.
Mujer con carácter, respetuosa.
Mujer empática.
Mujer que ama con el alma.
Mujer que enseña con la razón y educa con el corazón.
Mujer que, aunque las cosas no vayan tan bien como quisiera,
no olvida el arte de sonreír.
Mujer agradecida.
Mujer que sueña y fluye con alegría.
Mujer que valora la vida, la ama, la vive.
Día para agradecerte a ti, mamá.
¡Feliz día Madres! 👩Flor (2)