Organizando con KonMari*

Es jueves y 7 de la mañana, hacen menos de 5 grados centígrados afuera. Casi no he dormido la noche anterior pensando solo en levantarme para organizar y ordenar mi casa siguiendo el método KonMari. Lo confieso, me encanta la organización y el orden, y quienes me conocen pueden dar fe de ello. Quizás sea por eso que me ha llamado tanto la atención el método de Marie Kondo hasta el punto de probarlo.

Y allí estaba, un jueves tempranito con un desayuno ligero en el estómago (crackers, queso de cabra, lonjas de pavo y una taza de té). Y ahora ¿por dónde comienzo? Marie recomienda empezar con la ropa, papeles y objetos varios, para terminar con objetos de valor sentimental (p. 70). Así que he dejado las fotografías, las películas Blu-ray, DVD y, sobre todo, mis libros de últimos. Ello no porque me guste acumular libros, sino porque me gusta conservar los que he leído y me han gustado y, además, porque agradezco y aprecio volver a ellos cada vez que los necesito.

De modo que decido comenzar por donde creo tener más desorden, es decir, los papeles. Ufff! He pasado la mañana y la tarde ordenándolo todo y, particularmente, desechando sobres, revistas, periódicos, publicidad, tarjetas, materiales de estudio y evaluación, manuales de aparatos eléctricos, extractos de servicios y más. El método KonMari señala que para desechar papeles es una buena técnica tirarlos “todos” y quedarse solo con los de uso actual, los requeridos por un periodo limitado y los que hay que conservar indefinidamente (p.97), para luego ordenarlos en tres categorías: los que necesitan atención, los que deben guardarse (documentos contractuales, por ejemplo) y los que no deben guardarse (p.99). Vaya que al final te quedan los que debes guardar porque sí y los que puedes desechar sin problemas. De modo que al principio dije:

-Pues, está fácil…para alguien que le encanta la organización y el orden y, además, tiene un poco más de cuatro años de haberse mudado. No ha de ser muy difícil, es más, poco habrá para desechar. ¡Mi gran sorpresa!: 5 bolsas de desechos que sumaban 44 kilos con 300 gramos.  Sí amigos, los pesé.

Marie recomienda que una vez se inicie la tarea de organizar y ordenar es mejor no dejarla, sino continuar hasta que hayas acabado. A mí me tomó la mañana y la tarde de un jueves, y tuve que parar porque no quería dormir en mi casa con toda la basura que había desechado. Así que con un poco de ayuda llevé todo al punto ecológico de mi barrio para reciclar, y junto con todo ello mi destructora de papel que hizo kaputt.

Les cuento, eso ha sido solo organizando papeles, ya veré cómo me va con las demás categorías. ¡Saludos!

*Kondo, M. (2016). La magia del orden. (18º ed.). Aguilar: Barcelona, 196 págs.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: